LA (INVISIBLE) LUCHA DE LOS PESCADORES ARTESANALES DE CHILE.

 

Entrevistamos a Gino Bavestrello, dirigente nacional del Consejo Nacional de Defensa del Patrimonio Pesquero (Condepp) quienes han sido protagonistas de una intensa lucha contra los grupos económicos que, mediante una ley impulsada por diputados procesados por corrupción y cohecho, lograron apoderarse del mar, dejando a miles de pescadores en la calle, sin posibilidad alguna de poder sostenerse económicamente.

 

Por Equipo La Estaca

El gobierno de Piñera, a través de su entonces Ministro de Economía Pablo Longueira, utilizando argucias y mecanismos espurios como las influencias de poder y el cohecho, impusieron la actual Ley de Pesca, que burlando toda decencia fue promulgada para proteger y favorecer una vez más los intereses de los más ricos de nuestro país. Recibió el nombre de Ley Longueira en honor a su mentor, que se la jugó para que este marco regulatorio de la actividad pesquera se estableciera por los siguientes 20 años y renovables por 20 años más, lo que cautela los intereses de las 7 familias que se traducen en 4 conglomerados económicos, que obtienen el porcentaje mayor de ganancias de un rubro económico que genera anualmente tres mil millones de dólares por la extracción y comercialización de los recursos del mar que –en algún momento– pertenecían a todos los chilenos. Esta Ley, se hizo a la medida de los monopolios que concentran prácticamente el total de la capacidad de captura de la pesca industrial en Chile.

Es bueno conocer el nombre de las familias que sobre la base del cohecho, obtuvieron de algunos legisladores, el voto preciso y necesario para aprobar la consagración legal del robo descarado e indiscriminado que hacen de nuestros recursos hidrobiológicos. Estas familias que explotan los recursos pesqueros son: Angelini, Stengel, Jiménez, Cruz, Sarkis e Izquierdo, que en el último tiempo, aprovechando sus privilegios, se han fusionado en cuatro grandes grupos que ya controlan el 76% de la capacidad pesquera industrial de Chile, son estos monopolios los que se reparten las  millonarias utilidades.

En esta ley, la pesca artesanal no tiene cabida, y esta enorme torta de recursos y utilidades no alcanza para considerar las demandas históricas de los pescadores artesanales. Con esta Ley no se pueden proteger los caladeros históricos de la pesca artesanal, no están establecidas las 5 millas de protección artesanal de todo el país y sí imponen restricciones a este sector.

Por lo anterior hemos considerado necesaria una entrevista con unos de los dirigentes emblemáticos del sector pesquero artesanal y que ha liderado la campaña por la anulación de esta ley, nos referimos a Gino Bavestrello, con él haremos un recorrido histórico y político a la combativa lucha de este sector de chilenos.

La Estaca: Gino, cuéntanos un poco  de ti. ¿A qué organización de pescadores perteneces y por qué de tu lucha?

Gino Bavestrello: Primero que nada un saludo a los lectores de “La Estaca” y todos los luchadores sociales del país.  Soy un pescador artesanal que nació en el Puerto de Iquique, hace 58 años, hijo de pescador artesanal, buzo escafandra, y que salí buscando nuevas alternativas de trabajo el año 81 en plena dictadura, trabajaba como tripulante, en ese tiempo ya era un luchador social, en la empresa que trabajaba formé el sindicato de tripulantes, pero muy pronto ya lo había creado, el administrador me llama a su oficina y me dice que me despedía por ser comunista, que pescara todas mis weás y me fuera, así de simple, o si no,  afuera estaba el camión de los milicos y punto, recogí mis cosas y me fui a buscar un nuevo trabajo a otra empresa.

Estuve un par de años trabajando de buzo apnea y mi señora era la que vendía por las casas lo recolectado. En fin, al cabo de un tiempo conocí a un ingeniero pesquero que tenía una academia de capacitación de formación profesional, le converse de mi problema y este gran hombre decidió facilitarme la capacitación, luego de eso pude ser patrón de pesca costero.

Después de años de capitán de embarcaciones mayores de pesca y una vez promulgada la ley 19.713 me devolví a mi sector, el pesquero artesanal, después de haber recorrido prácticamente todo el país, recale por Valdivia, específicamente en Corral, ya hace varios años atrás y hasta hoy día.

E.: ¿Existe unidad en el sector de pescadores? ¿Qué se hace en pos de esta unidad?

B.: Esta es una buena pregunta, pero difícil de responder. Creo que hoy los pescadores artesanales propiamente tales, nunca hemos estado desunidos porque el pescador por naturaleza es solidario, lo que ha ocurrido, es que la dirigencia de este sector ha puesto sus intereses políticos por sobre los intereses de los pescadores.

En la actualidad, han ingresado jóvenes a las dirigencias que continúan siendo pescadores. Hemos estado acercando posiciones para que las organizaciones mayores se unan y que dejen las posturas políticas partidistas a favor de quienes los pusieron en esos cargos y que se dediquen a buscar logros y sacar de la subsistencia a los 90.000 pescadores artesanales del país.

E.: Cuéntanos un poco del porqué de la lucha de ustedes y cuál es la situación del recurso marítimo en el Chile de 2015.

B.: La lucha está orientada a nuestra clase que se ha visto perjudicada por políticos corruptos que recibieron dineros de la gran industria pesquera mientras se discutía en el congreso la famosa Ley Longueira (Ley 20.657). Hoy, nos hemos querellado contra 5 senadores, haciéndonos parte como Federación de Pescadores Artesanales de Corral, en la que se encuentra la ex diputada Marta Isasi y el senador Jaime Orpis, quien recibió casi 3 millones de pesos mensuales por más de 4 años y votó a favor de la gran industria.

Ahora los recursos pesqueros se han visto perjudicados, si Longueira decía que su ley era de la sustentabilidad de los recursos hidrobiológicos hoy según la subsecretaría de pesca, ha aumentado los recursos sobreexplotados y aumentaron los colapsados. Yo creo que Longueira se equivocó, esta ley sí tenía sustentabilidad, pero no de los recursos pesqueros, sino que era sustentable económicamente para la gran industria pesquera.

E.: ¿Cómo afecta la Ley Longueira a los pescadores y al país?

B.: A los pescadores artesanales nos afecta porque esta ley apunta a concentrar la propiedad de las cuotas de capturas y reduce la participación de los pescadores artesanales en la extracción de estos recursos pesqueros, una verdadera paradoja, puesto que los pescadores artesanales necesitamos los recursos naturales del mar para vivir, mientras que los industriales pescan para lucrar.

Los pescadores existimos desde la creación de la humanidad, por ejemplo, la biblia habla de Pedro, quien era pescador artesanal, los industriales llegaron y se quedaron por motivos económicos hace no más de 60 años. Por otra parte, nuestros “honorables” les regalaron los recursos pesqueros que antes de esta ley eran de todos los chilenos y ahora de las siete familias más adineradas de este país, por 20 años renovables, es decir, de por vida.

E.: Se dice y se constata que en los últimos 40 años la extracción del recurso ha sido de tal magnitud que hoy se está hipotecando el futuro del patrimonio marítimo, ¿qué nos puedes decir al respecto?

B.: Es así, en los últimos 40 años ha habido una explotación indiscriminada de los recursos pesqueros. Esta situación comienza a ocurrir con el ingreso del sector industrial en la extracción de los recursos, quienes utilizan el arte más depredador del planeta, las redes de arrastre. Y si hacemos un análisis de cuáles son las especies más sobre-explotadas y colapsadas en vías de extinción, son las que mayoritariamente están en manos de la industria pesquera.

E.: En tanto dirigente emblemático por la anulación de la Ley Longueira, ¿cómo ha sido la campaña y cuál es su balance al respecto?

B.: No sé si emblemático, pero esta iniciativa nace en Valdivia justamente con los pescadores Bacaladeros y nuestros asesores, varios de ellos biólogos marinos. La campaña tuvo una gran aceptación por la ciudadanía que se ve afectada precisamente por la escasez de productos del mar, importante en su dieta alimentaria.

Entonces fue así que el Presidente de la CONDEPP, donde soy uno de los directores ejecutivos, me llamó para que lanzáramos la campaña a nivel nacional, la que ya llegó a su término. En este momento estamos en el proceso de cuantificación de las firmas, para hacérselas llegar con una carta a la Presidenta de la República, solicitándole la nulidad de la Ley Longueira o ley 20.657, que entró a regir el 1º de enero del 2013.

E.: Cuál ha sido la postura del gobierno y sus partidos afines, en torno a la demanda de anular esta ley y cómo has visto el apoyo de otros sectores populares al respecto?

B.: El gobierno, a través del subsecretario de pesca, no quiere cumplir con los acuerdos desarrollados con la CONDEPP. Acontece que mientras estaban en campaña presidencial nos dijeron que revisarían el proyecto de ley, pero hoy, desconocen esos hechos.

El gobierno dice a través de su vocero del sector que llegaron a un acuerdo para que la FAO evalúe la ley. Pero la FAO ha dicho que las materias que se piden revisar no son de su competencia.

Es importante resaltar el respaldo que hemos recibido de la CONFECH, la FECH, la UNION PORTUARIA, el CIUS y los trabajadores de las distintas unidades productivas del país.

E.: Gino, ¿un mensaje a los jóvenes que serán los que continuarán la combativa lucha que ustedes han iniciado?

B.: No soy muy bueno para dar mensajes, soy más de seguir mis principios que son los de la solidaridad y la lucha de mi clase, pero sí creo que los jóvenes deben entender que este sistema hay que cambiarlo, este sistema político ha llevado que el pobre sea más pobre y el rico más rico, no son palabras sabias, pero sobre esto tenemos que poner nuestras fichas, juntarnos y hacer fuerzas para cambiar este sistema sin renunciar a cualquier método, sólo faltas tú, únete a la lucha. NUNCA MÁS SOLOS.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*