El Neocapitalismo chino está haciendo también del fútbol su bandera de lucha

 

  • China se está posicionando como la nueva California del fútbol mundial atrayendo a grandes jugadores y técnicos con cifras multimillonarias, mientras en vastas regiones del país cientos de millones de chinos aún no cuentan con luz eléctrica y agua potable.
  • El último gran golpe a la cátedra fue la contratación del argentino Carlos Tévez por US$40 millones anuales que lo sitúan como el futbolista mejor pagado del mundo, superando incluso a estrellas como Messi, Neymar y Cristiano Ronaldo.

 

Por Pappalardo

 

“No importa el color del gato, lo importante es que cace ratones…”, la laureada frase de quien fuera el artífice y Primer Ministro Deng Xiaoping, forjador e ideólogo de la gran contrarrevolución china y que hoy tiene al gigante asiático entreverado en las grandes ligas del sistema capitalista internacional.

Xiaoping, probablemente, no previó jamás el alcance que tendría esta reforma que hasta hoy han continuado impulsando los líderes del Partido Comunista chino, y donde se ha llegado al extremo que el deporte uno de los principales activos como un bien social, transformado en un artículo suntuario y de consumo, que en una mirada a largo plazo, pretende hacer de ese país una nueva potencia futbolística del capitalismo desarrollado. Y por ello China no ha trepidado a través de su liga profesional que conforman decenas de clubes que representan a empresas estatales, realizar millonarias inversiones no solo en estadios sino importando a grandes figuras del fútbol mundial.

El último golpe a la cátedra, –recuerde, cualquiera sea el “color del gato”–, es el arribo del ex jugador de Boca Juniors, el “Apache” Carlos Tévez. El apodo le viene por haberse criado en una de las poblaciones más bravas y pobres del gran Buenos Aires, “Fuerte Apache”, y quien a los 32 años ganará US$84 millones por un contrato a dos años, que dejarán al ex jugador de la Juventus y el Manchester United, como el mejor pagado del mundo superando ampliamente los ingresos de Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y el brasileño Neymar, quienes hasta ahora gozaban de los más jugosos contratos.

Boca Juniors cuando anunció en diciembre del 2016, la partida de su gran estrella al Shanghai Shenhua, uno de los más importantes de la liga, y que dirige el uruguayo Gustavo Poyet, de destacada trayectoria como técnico en la Premier League, tuvo algo de pudor al no informar de sus remuneraciones. Mal que mal, la situación social en Argentina, es lo suficientemente grave y constituiría un insulto para los 11 millones de argentinos que hoy viven (o sobreviven) bajo la línea de la pobreza y que con el Macrismo, todo indica que continuará aumentando la miseria con sus medidas contra reformistas y neoliberales.

La sensibilidad que tuvieron los dirigentes xeneizes, quizás se debió a un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA) hace pocos meses sobre la pobreza en Argentina, que creció en 2014 y afecta al 28,7 por ciento de la población. De acuerdo a esos números, más de un cuarto de los argentinos es pobre. En cifras absolutas, significa que alrededor de 11 millones de personas, sobre la base del censo 2010, están en la pobreza. La indigencia también se incrementó y al 6,4% el 2015 (dos millones de argentinos).

Aparte de Boca Juniors, Tévez también tuvo su cuota de pudor, y esperó en una playa de Acapulco que se diera a conocer el anuncio de su partida. A los 32 años, y a contar del 2017, en China cobrará 40 millones de dólares por cada una de las dos temporadas en las que jugará en Shanghai Shenhua. Es decir, el “Apache” percibirá casi 110 mil dólares por día, US$3,3 millones por mes y estará en Asia hasta fines de 2018. En principio esos montos son libres de impuestos por lo que Tévez sería el futbolista mejor pagado del mundo por encima de Lionel Messi (22 millones de euros anuales) o Cristiano Ronaldo (21 millones de euros anuales).

 

La nueva California del fútbol mundial… con 200 millones de pobres 

  • China apenas ocupa el lugar 82 en el ranking FIFA y ha participado solamente en una Copa del Mundo.
  • Un país donde se pagan fortunas increíbles, mientras 82 millones de chinos viven con menos de un dó  lar al día y otros 120 millones más con US$1,25 por día.

 

China ha participado solamente en una Copa del Mundo (Corea-Japón 2002) y donde no alcanzó a pasar la primera ronda. Hoy ocupa un módico lugar 82° en el ranking FIFA, versus Chile, por ejemplo, que se situó en el cuarto lugar en la última encuesta de diciembre del 2016.

En otras palabras el fútbol chino está lejos, muy lejos, de tener una mediana importancia en las grandes catedrales del fútbol internacional a pesar de la locura de los líderes comunistas por convertir al país en una potencia futbolística a cualquier precio. En ese país, segunda economía del mundo, se consideran pobres a quienes viven con menos de un dólar al día.

Así más de 82 millones de personas viven en China en la extrema pobreza, con menos de un dólar por día, según un responsable gubernamental. Según el gobierno chino, la pobreza se caracteriza por un ingreso anual inferior a 2.300 yuanes, lo que corresponde a menos de un dólar por día.

A fines del año pasado, 82 millones de chinos (sobre una población total de 1.360 millones) vivían bajo este umbral. El Banco Mundial considera que el umbral de la pobreza es aún mayor por cuanto los ingresos de US$ 1,25 dólares por día afectan a otros 120 millones de chinos, es decir, unos 200 millones de chinos están en la pobreza, si se tienen en cuenta los criterios internacionales. La mayoría de ellos viven en zonas con riesgo de terremotos o dotadas de muy precaria infraestructura.

En China, el país más poblado del mundo, el PIB por habitante fue solamente de US$6.767 dólares el 2015, apenas el 13% del de Estados Unidos, según el diario oficial chino Global Times.

El crecimiento (en los últimos años el PIB chino creció hasta un 10% anual, ahora en torno a 7,5%), no ha impedido las desigualdades: según un estudio de la Universidad de Pekín, el 1% de las familias controla un tercio de la riqueza del país. El 25% de las familias chinas más pobres solamente tiene el 1% de la riqueza china.

A esta realidad socioeconómica han llegado a jugar grandes estrellas mundiales del fútbol.

Demba Ba, jugará con Tévez en el Shanghai Shenhua. El ex delantero del Chelsea decidió dejar de lado territorio europeo. Su gran temporada en el Besiktas –22 goles en 29 partidos– hizo que uno de los equipos potentes del campeonato asiático, pusiese una gran cantidad de euros.

Ramíres, ex West Ham United y Chelsea. Quizás el fichaje más sorprendente. El centrocampista brasileño aceptó la oferta del Jiangsu Hsien County por 33 millones de euros.

Renato Augusto, ex Corinthians, seleccionado y polivalente mediocampista partió al Beijing Guoan equipo que representa a la capital asiática.

Mohamed Sissoko, del Paris Saint German al Shanghai Shenhua. Firmó para militar en el poderoso Shanghai Shenhua tras desvincularse a los 31 años el jugador de Mali del fútbol europeo.

Luis Fabiano del Sao Paulo al Tianjin Jian Zong. El conocido delantero brasileño apodado “O Fabuloso” dejó atrás uno de los clubes que le formó para continuar su carrera en China.

Paulinho, hoy jugador del Guangzhou Evergrande siendo uno de los primeros jugadores de gran nivel y con solo 27 años que ha fichado por un equipo que representa una de las principales ciudades industriales de China.

Fredy Guarín, también partió al Shanghai Shenhua. El colombiano y ex jugador del Inter de Milán dejó la liga italiana a cambio de15 millones de euros y allí se verá las caras con Gregorio Manzano, quien será su técnico.

Asamoah Gyan, tras haber cumplido 30 años de edad, decidió marcharse al Shanghai East Asia, club que milita en la Superliga de China. Previamente el jugador ya había disputado una de las ligas más exoticas, la de los Emiratos Árabes, defendiendo la camiseta del Al Ain.

Jadson, dejó el Corinthians para partir al Tianjin Jian Zong. El jugador ha militado la mayor parte de su carrera en Brasil y Ucrania, decidió dar el paso y ahora comparte vestuario con otro ilustre, Luis Fabiano.

Tim Cahill, el veterano central australiano –36 años– cambió de aires de la liga de Estados Unidos y antes la Premier League, a el poderoso Shanghai Senhua.

Gervinho, se fue al equipo de Manuel Pellegrini el Hebei Chine Fortune, tras su paso por la Roma de Italia. El fichaje del jugador de Costa de Marfil que era una de las piezas claves del conjunto romanista fue por 18 millones de euros.

Pellegrini… en el cementerio de los elefantes.

La trayectoria de Manuel Pellegrini en el fútbol internacional, lo sitúan como el chileno que ha alcanzado las mayores alturas al dirigir equipos como River Plate, Real Madrid y Manchester City. Su larga estadía en el fútbol europeo le ha permitido acumular una caja de no menos de US$50 millones y pese a que su situación económica está absolutamente asegurada, aceptó por una cifra millonaria de 18 millones de euros, partir a un fútbol de segunda categoría considerado por muchos como el cementerio de elefantes al que llegan jugadores y técnicos en el ocaso de sus carreras. El técnico chileno hasta ahora ha dirigido con escasa fortuna al Hebei Chine Fortune, habiendo terminado en la medianía de la tabla, y cuenta en su equipo a jugadores como el seleccionado argentino Ezequiel Lavezzi, el brasileño Gervinho y el centrocampista francés Gael Kakuta.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*