Alí Primera, el “Cantor del Pueblo” y la Canción Necesaria

  • “Nuestro canto no es de protesta, porque no hacemos una canción por malcriadez, no la tomamos para encumbrarnos ni hacernos millonarios, es una canción necesaria. (…) cada día nos motiva a hacerla más profunda, pues un hombre armado de una canción y una poesía humana, es un hombre desarmado para la envidia y para ser un hombre malo. (…) No canto porque existe la miseria, sino porque existe la posibilidad de borrarla, de erradicarla de la faz de la tierra”. 
Alí Primera. 
  • La obra de Alí Primera fue declarada como Patrimonio Cultural de Caracas, en 2005.
  • El ya fallecido líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, en una visita a la casa del cantautor escribió unas líneas donde destaca su legado. “Alí, tu canto siempre fue arma para la lucha, tu ejemplo y tu guitarra van grabados en nuestras banderas”.

Por PPBórquez

Alí Primera, nació en Coro, estado Falcón, Venezuela un 31 de octubre de 1942.

Antonio Primera y Carmen Adela Rossell, sus padres, lo bautizan como Ely Rafael, pero fue conocido como “Alí” por sus abuelos de origen árabe. A los tres años quedó huérfano de padre cuando éste murió accidentalmente en medio un tiroteo que se produjo durante el intento de fuga de prisioneros de la cárcel de Coro.

Con la muerte de su padre, Alí debió acompañar a su madre y a sus hermanos en una seguidilla de traslados por diferentes poblados de la península de Paraguaná: San José, Caja de Agua –donde termina la educación primaria–, Las Piedras y finalmente, el barrio La Vela, el que actualmente es conocido como “Sector Alí Primera” en el municipio Los Taques. En este poblado, dada la miseria en que vivían Alí y la familia, comienza a trabajar en diversos oficios, como limpiabotas a los seis años o boxeador ya mayor, lo que no impidió que continuara sus estudios.

Cárcel y estudios

Alí declararía posteriormente de su infancia: “Yo nací en Coro, mis padres venían huyendo de la sequía de Paraguaná, con un cuadro de hijos, como decía mi madre, venían con seis y nacimos Héctor y yo, fuimos los únicos que nacimos en una maternidad, los demás nacieron asistidos por Mama Pancha, mi abuela. Cuando yo tenía tres años mi padre murió siendo policía, de esos especiales, que hacía que esos presos hicieran juguetes para sus hijos, y para algunos hacía mi madre una vez a la semana un almuerzo. Mi padre murió en un tiroteo, dentro de la cárcel, él salió a un pasillo al escuchar los tiros y recibió un balazo”. (1985).

En 1960 en búsqueda de mejorar su calidad de vida, seguido por su familia, se traslada a Caracas donde logra completar su educación secundaria. En 1964, tras terminar el bachillerato ingresa a la Universidad Central de Venezuela (UCV), inscribiéndose para estudiar Química en la Facultad de Ciencias.

En la universidad inicia primero por diversión su actividad de compositor y cantante, y progresivamente como actividad a tiempo completo. En 1967 los cuerpos represivos del Estado allanan a la UCV, Alí es detenido junto a varios de sus compañeros y es confinado en las mazmorras de la Digepol, donde sufre torturas y vejámenes hasta su liberación 37 días después. Esta experiencia reafirma sus convicciones y escribe “Humanidad”, canción en la que describe al hombre que sufre y se rebela frente a la injusticia social y la opresión del sistema imperante. Es el inicio del cantor popular revolucionario que no dejará nunca de reivindicar al pueblo en la temática de sus letras y cantos.

“Humanidad” y “No Basta rezar”, otra canción de su primera época, fueron grandes éxitos populares, con la última participó en el Festival de la Canción de Protesta en la Universidad de Los Andes, donde comienza a ser reconocido.

Pronto empieza a militar primero en la Juventud Comunista de Venezuela y luego en el Partido Comunista. Este le otorga en 1968 una beca para continuar estudios de Ingeniería del Petróleo en la Universidad Politécnica de Bucarest en Rumanía, pero al poco tiempo los abandona para “no poner su esfuerzo e inteligencia al servicio del sistema imperante en Venezuela”, dedicándose desde ese momento a la música y al activismo político. En Europa graba su primer disco titulado “Gente de mi Tierra”, el que posteriormente es vetado por el gobierno de turno en Venezuela. Debido a esta prohibición, Alí funda su propia firma disquera llamada “Cigarrón”, en alianza con la empresa discográfica “Promociones Musicales” (Promus) donde graba 13 discos, hoy remasterizados y relanzados en formato digital por la discográfica venezolana Korta Records, en dos cajas de 6 discos cada una bajo el título de “Alí Primera: La Canción Necesaria”.

Alí había declarado: “Cuando yo conocí las posibilidades de la canción fue estando preso en la Digepol; allí me di cuenta de que la canción comunicaba algo que era más que la mera diversión, o el simple pasar el rato. Me di cuenta de que la canción podía influir en otro aspecto: en el carácter del hombre. Con una canción se podía expresar una respuesta a por qué estábamos presos, por qué resistíamos.

“Todo hombre que surge como cantor, vinculado ideológicamente a un partido o a una línea revolucionaria, tiene que luchar por apartar la dependencia que en ese momento surge entre su trabajo cultural y el partido, la línea partidista, la ideología. Eso me pasó a mí, hasta el punto de que no podía dar un trabajo, si éste no expresaba una línea partidista. Eso hacía que la canción viniera del partido, pero que no llegara hasta donde debía llegar.

“He terminado por decidir que la canción viene esencialmente del pueblo, pero del pueblo que hace su voz a diario, cotidianamente, en cualquier sitio…”

Definía su música como Canción Necesaria y no de protesta ya que “la canción de protesta es una malcriadez de quien se asumía, porque la protesta carece de contenido político-ideológico y no se plantea el problema de fondo ni la organización del pueblo…” de allí que toda su actividad musical y su canto está inserto en todas las expresiones del pueblo en la búsqueda de la conciencia y organización hacia la toma del poder.

Ya de regreso en Venezuela, en 1973 colaboró en los inicios de un nuevo partido izquierdista el Movimiento al Socialismo (MAS) y en la campaña presidencial de José Vicente Rangel, abogado y periodista quien posteriormente llegó a la Vicepresidencia de la República entre 2002 y 2007 acompañando al Comandante Hugo Chávez.

 

Sus canciones

Las canciones de Alí Primera se caracterizaron por sus versos incisivos. En una de estas, “No basta rezar”, arremetió con todo: Y rezan de buena fe/ y rezan de corazón/ pero también reza el piloto cuando monta en el avión/ para ir a bombardear/ a los niños del Vietnam.

Es una clara y directa crítica musical a la política intervencionista y guerrerista de Estados Unidos, a finales de los 60 en el conflicto de Viet Nam, que en los 70 era motivo de críticas y protesta en todos los ámbitos sociales, políticos y culturales en el mundo y especialmente en América Latina que vibraba con el triunfo de la Revolución Cubana a pocos kilómetros del imperio que regaba los campos vietnamitas con toneladas de bombas y napalm.

Otras de sus canciones destacadas son: “Comandante Amigo” en homenaje al Comandante Ernesto Che Guevara, El pueblo está triste/ el pueblo te llora/ el pueblo está triste/ pero no te fuiste Che/ Comandante amigo…

En 1976 edita el disco “Canción para los valientes”, canción que también está incluida en un álbum editado en Suecia en 1974 por el Comité Chileno de Suecia, en solidaridad con las víctimas y la resistencia del pueblo chileno a la dictadura cívico-militar pinochetista.

“Los que mueren por la vida” de 1978. Los que mueren por la vida/ no pueden llamarse muertos/ y a partir de este momento/ es prohibido llorarlos… Canta, canta compañero/ que tu voz sea disparo/ que con las manos del pueblo/ no habrá canto desarmado…

“El que cantó con Zamora”, dedicada a Ezequiel Zamora, militar y líder campesino quien promovía una profunda reforma agraria y luchó contra los terratenientes en la primera mitad del siglo XIX en Venezuela. “El sombrero azul”, canción dedicada al pueblo salvadoreño en el momento que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) enfrentaba a las fuerzas del ejército en un largo proceso de guerra civil que culminaría con la firma de los tratados de Chapultepec y fin de la guerra en 1992.

Tras una larga y comprometida actividad cultural y política en el movimiento social izquierdista venezolano, el 15 de febrero de 1985, hace 31 años, Alí falleció en un accidente automovilístico a la edad de 44 años. Conducía una camioneta por una autopista, entre Caracas y el estado Miranda, y fue chocado de frente por un automóvil que conducía borracho un estudiante. El joven era amigo de la familia Primera, y Alí lo consideraba casi su hijo, según consignan informes de prensa de la época. Esta versión descartó una hipótesis que en ese entonces se difundió, de que la muerte de Alí Primera obedecía a una acción criminal de sus enemigos políticos para acallarlo, ya que previamente había sido víctima de un ataque en su domicilio.

 

Canción para los valientes

Ya no sopla el viento arriba

bajó de la cordillera

pasó rasando en Santiago

calentando las trincheras.

 

Canción de huesos chilenos

de lo profundo de adentro

canción para los valientes

que la cante Víctor Jara

una canción de Violeta

para el compañero Allende.

 

La montaña quedó muda

partida por la mitad

no canta Pablo Neruda

los versos del General

porque era mucho poeta

para ver morir su pueblo

y sobrevivir al hecho.

 

Deme un fusil compañero

que me duele la garganta

y yo sé que pa’ más luego

no servirán las guitarras.

 

Igual que el circo de Roma

donde mataban cristianos

por defender una cruz

¡casi no han cambiado nada!

siguen matando cristianos

por defender una cruz

en el pecho… Cruz Gamada.

 

Toma tus manos, toma tus dedos

te las devuelven la gallá

cántale Víctor, cántale al pueblo

que se alza la llamarada.

Dispará, dispará, chileno dispará,

dispará, dispará, dispará,

por América dispará.

 

Toma tus manos, toma tus dedos

te las devuelven la gallá

cántale Víctor, cántale al pueblo

que se alza la llamarada

Dispará, dispará, chileno dispará

dispará, dispará, dispará

por América dispará

 

Toma tus manos, toma tus dedos

te las devuelven la gallá

cántale Víctor, cántale al pueblo

que se alza la llamarada

Dispará, dispará, chileno dispará

dispará, dispará, dispará

por América dispará

 

Ya no sopla el viento arriba

bajó de la cordillera

porque el viento es frío arriba

y él bajando, se calienta,

pasó rasando en Santiago

calentando las trincheras

bazucazo a La Moneda.

 

Canción de huesos chilenos

de lo profundo de adentro,

canción para los valientes

que la cante Víctor Jara

una canción de Violeta

para el compañero Allende.

“Llegará el día

en que nuestro continente

hable con voz de pueblo unido:

Allende, Allende, Allende, Allende

Allende, Allende, Allende., Allende”.

 

Discografía recomenda:

  • Alí Primera, Volumen 2. (Cigarrón-Promus, 1974).
  • Canción para los valientes. (Cigarrón-Promus. 1974).
  • La patria es el hombre. (Cigarrón-Promus. 1975).
  • Canción mansa para un pueblo bravo. (Cigarrón-Promus. 1976).
  • Abrebrecha. (Cigarrón-Promus. 1980).
  • Entre la rabia y la ternura. (Cigarrón-Promus. 1976).

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*